“El triunfo más peligroso ha sido conseguir que amplias capas sociales consideren aceptables sus proyectos”

9788478847730La Derecha Radical avanza con paso firme en muchos países, en algunos llegando incluso al Gobierno; un fenómeno que se presenta como una amenaza real para la democracia y para los derechos progresistas que se han ido alcanzando en los últimos años.  Poder hacer frente a esta corriente reaccionaria, desde el conocimiento de sus orígenes y causas, es la razón que ha empujado a Jesús Sánchez Rodríguez, Doctor en Ciencias Políticas y Sociología, a realizar un exhaustivo análisis de este movimiento que ya se da a nivel mundial, dando como resultado una obra imprescindible en los tiempos que corren.

Hablamos con el autor de “Derecha Radical. Auge de una ola reaccionaria mundial” y descubrimos de su mano aspectos de gran interés sobre este fenómeno, que ya está en nuestras vidas mucho más presente de lo que creemos.

EP: ¿Por qué crees que ahora es tan necesario un libro como el que has escrito?

JSR: La existencia de partidos, personalidades e ideologías de la actual ola reaccionaria data de incluso varias décadas en Europa, sin embargo es en los últimos años cuando asistimos a un salto espectacular en cuanto empiezan a tener victorias políticas importantes como las de Orbán, Salvini, Trump o Bolsonaro, por citar algunas de las más importantes.

Entonces, el auge de esta ola reaccionaria plantea problemas de entendimiento sobre sus causas como paso previo necesario para poder hacerla frente y evitar que acabe con toda una serie de conquistas progresistas y democráticas levantadas en las últimas décadas. Ese es el objeto de este libro, describir de un lado la situación actual y analizar, de otro lado, las causas y consecuencias de esta ola.

Existen algunas obras que han tratado aisladamente partes de esta ola reaccionaria, pero creo que ésta es la primera que hace un análisis global de la misma señalando su carácter mundial desde una visión amplia.

EP:¿Qué diferencias y similitudes ves en este momento expansivo de posturas totalitarias o populistas con otros que hemos vivido a lo largo de la historia?

JSR: En el libro hay varios capítulos dónde se realizan diferentes comparaciones históricas. La más importante de todas es la que se hace con relación a los fascismos de las décadas de los 30 y 40 del siglo pasado. Brevemente, podemos apuntar que las enormes diferencias de condiciones históricas entre aquella época y la actual son las responsables de la aparición de fenómenos políticos que, aunque tienen puntos de contacto, se distinguen por responder a causas diferentes. En el fascismo clásico concurren tres elementos, como las secuelas de la primera guerra mundial, los ensayos exitosos o no de revoluciones socialistas, y el expansionismo territorial, que no existen hoy, pero también es verdad que la ola de entonces y la de hoy responden a un ultranacionalismo, apuestan por formas de Estado autoritarios o totalitarios, y apelan a líderes carismáticos.

EP: ¿Cuál crees que ha sido el germen que ha hecho florecer este fenómeno con tanta fuerza en estos momentos, pasando de ser un movimiento marginal a alcanzar cotas de poder?

JSR: Se pueden señalar dos elementos precipitantes del salto que ha experimentado este fenómeno, teniendo en cuenta que, efectivamente, ya existía anteriormente como una amenaza no demasiado preocupante. El primero sería la crisis desatada en 2008, que agudizó algunos de los problemas ya planteados por la globalización. Para los “perdedores de la globalización” se agravaba su situación con la crisis y la izquierda fue derrotada con su programa de salida no neoliberal a la misma. Es tras esta derrota de la izquierda cuando la derecha radical populista xenófoba se pone a la cabeza del malestar existente contra el establishment. En Europa estas derrotas son las de Syriza, los sindicatos franceses o el fuerte retroceso de Podemos; en EE.UU. es la derrota de Sanders frente a Hillary Clinton.

El segundo elemento ha sido las crisis migratorias, elemento especialmente explotado por las formaciones o líderes de la derecha radical en Europa y EE.UU., en este caso utilizando lo que se ha denominado la “ansiedad cultural” o temor a la pérdida del modo de vida o valores tradicionales ante la presencia de culturas diferentes.

En el caso de España o Brasil, en el súbito ascenso de esta derecha radical han intervenido otros factores propios. Vox se ha apoyado en la exacerbación del nacionalismo español provocado por el conflicto catalán. Bolsonaro, por su lado, se ha apoyado en sentimientos anti-establishment por los casos de corrupción que han afectado a todos los partidos brasileños, el problema de la violencia callejera, y el peso de las iglesias evangélicas.

EP: La clase obrera, que generalmente ha apoyado a la izquierda, se presenta como una parte del electorado perfectamente accesible a esta derecha radical, ¿cómo crees que ha podido suceder este viraje?

JSR: En primer lugar hay que señalar el fuerte retroceso de la izquierda, incluso la socialdemócrata, al menos desde el hundimiento del socialismo real, este fenómeno ya indicaba la retirada de los vínculos históricos de la clase obrera con estos partidos. Tras la derrota mencionada de la izquierda en su enfrentamiento por la crisis desatada en 2008, los partidos de la derecha radical populista xenófoba se dirigen a la clase obrera con dos mensajes para atraerla: el mensaje del “chovinismo del bienestar” o “preferencia nacional”, prometiéndoles que los beneficios sociales no serían repartidos con la población inmigrante; y como segundo mensaje, la canalización del malestar de la clase obrera, y en general de las clases populares, contra el establishment, que pueden ser las élites políticas nacionales o de Bruselas, y las élites culturales o económicas, pero también contra las poblaciones inmigrantes.

En el mismo sentido, es necesario subrayar que en las últimas décadas se ha asistido a un desplazamiento del eje clásico de posicionamiento político entre derecha e izquierda a otro eje de tipo socio-cultural. Así, en la disputa por el apoyo de la clase trabajadora, la derecha radical apela a propuestas reaccionarias de defensa de valores tradicionales, políticas de “ley y orden”, y rechazo del multiculturalismo, a la vez que promete la defensa de los beneficios sociales de los trabajadores no contra la burguesía nacional sino contra los inmigrantes.

EP: No todos los partidos que forman parte de este fenómeno son iguales, ¿cuáles crees que tienen más posibilidades de triunfar sobre los otros?

JSR: Efectivamente, dentro de esta heterogénea familia de partidos algunos ya han alcanzado el gobierno, bien como socios minoritarios de coaliciones políticas, bien como partidos principales del gobierno, pero también existen caso de retrocesos a la marginalidad como en Gran Bretaña, Bélgica o Rumanía.

Los que tienen más posibilidades de triunfar no son los más radicales sino aquellos que maniobran para romper los “cordones sanitarios” a su alrededor, los que disimulan los aspectos más radicales de sus programas para atraer más apoyos, y los que encuentran unas circunstancias propicias para avanzar y saben aprovecharlas.

EP: ¿Crees que nuestra sociedad actual realmente podría soportar un gobierno de derecha radical?

JSR: La respuesta a esta pregunta ya ha sido respondida en la práctica, Polonia, Hungría, Italia, EE.UU. y Brasil son países que ya están siendo gobernados por partidos o personajes que forman parte de la ola reaccionaria actual, en algunos de ellos, como en Hungría o Polonia, incluso han renovado mandatos, y en ninguno de ellos se ha producido una reacción social o política de fuerte oposición a sus políticas. Digamos que las sociedades actuales dónde actúan los partidos de la derecha radical primero aceptaron normalmente su presencia en el escenario político, y luego su presencia en el gobierno. Ello indica el triunfo más peligroso de estos partidos, conseguir que amplias capas sociales consideren aceptables sus proyectos y se conviertan en una presencia estable con capacidad de desmantelar paulatinamente el conjunto de valores políticos y sociales democráticos y progresista que se han venido conquistando en las últimas décadas.

EP: ¿Qué panorama dibujas para un futuro cercano teniendo en cuenta lo que está sucediendo?

JSR: Hemos visto como esta ola reaccionaria ha ido progresando en los últimos años, ganando apoyos sociales y electorales y accediendo a posiciones de poder, y no parece que esta tendencia vaya a sufrir una inflexión. Se podría pensar que su paso por los gobiernos les desgastaría al confrontar sus proyectos con la realidad pero, como hemos señalado, en Hungría y Polonia han renovado mandatos, en Italia La Liga ha subido en las encuestas desde que está en el gobierno, y Trump parece estar despejando algunas incógnitas, como la trama rusa, para posicionarse de cara a su reelección dentro de año y medio.

En los últimos capítulos del libro hay, justamente, una reflexión sobre cómo podría enfrentarse este ascenso de la ola reaccionaria mundial y cuáles serían las matrices de fuerzas internacionales que podrían enfrentarla y las conclusiones, desgraciadamente, no son muy optimistas. En principio porque no parece existir una conciencia clara del peligro que esta ola representa para los valores democráticos y progresistas, y de ello se deriva ya no solo la ausencia de una acción común contra dicha ola, sino que muchos partidos de la derecha se encuentran cómodos colaborando políticamente con esta derecha radical populista xenófoba, como está ocurriendo en España con Vox, porque previamente han sido contaminados por los valores y programas de ésta.

Así, el peso principal de la oposición a esta ola reaccionaria recae en los partidos socialdemócratas y de izquierdas, sin minusvalorar algunos partidos, medios de comunicación o intelectuales liberales, pero su peso e influencia está pasando por un momento de reflujo que tampoco les convierte en un dique efectivo.

 

 

Anuncios

¿Y si cuestionamos el valor existencial del Trabajo?

Esto es lo que proponen los autores de nuestra última novedad “Trabajo y Futuro, la doble maldición del desempleo y el trabajo” (Ed. Popular. 2018). En esta obra, escrita a varias manos, se cuestiona el dogma del trabajo como elemento estructurante de nuestras vidas  y como horizonte existencial dominante; todo ello en un contexto de sobreproducción y sobreconsumo, en el que el pleno empleo es una quimera.

trabajo-y-futuro

El libro comienza examinando la propia definición de Trabajo, entendida generalmente como “la vocación natural del hombre”. Los autores consideran que “sería más apropiado llamar trabajo a la forma histórica que ha tomado con la expansión del modo de producción capitalista y la generalización del salario“. Siendo algo natural que el hombre debe buscarse siempre un modo de subsistencia, en esta obra se mantiene la hipótesis de que “es posible superar la norma del trabajo asalariado, ya que es la consecuencia de una evolución socio-histórica particular”.

Teniendo en cuenta la creciente automatización de los procesos, los autores prevén en un corto espacio de tiempo un notable recorte en los empleos, vaticinando una tasa de desempleo del 30% en Europa, con lo que el trabajo a tiempo completo se ve como un “mito saturado”.

Asimismo, las características propias de las condiciones laborales actuales hacen que el trabajo, muy frecuentemente, resulte ser “un generador de frustraciones destructivas“. El trabajo no hace la felicidad- sostienen- ni siquiera para quienes tienen un empleo.

Servidumbre voluntaria

En el siguiente capítulo, se argumenta que las clases medias y altas han optado por una “servidumbre” voluntaria a través de la actividad profesional. En un mundo en el que la acumulación material impulsa el estatus, el éxito y la autoestima, el trabajo no es solo un modo de subsistencia, sino que se constituye como un medio para monitorear, supervisar, recompensar, castigar y controlar el tiempo, de manera que se preserve el orden establecido. Y los empleados acceden a ello sin ser forzados.

Asimismo, los autores reflexionan en este capítulo sobre la estrecha vinculación de la identidad del individuo con las actividades a las que dedica su tiempo y, en especial, a la profesional. Según afirman, este hecho puede provocar que la verdadera naturaleza de la persona sea dependiente de la “persona” profesional, lo que reforzaría la alienación en el trabajo. En este sentido, alertan del hecho de que, cuanto más se identifica el empleado con su actividad profesional, más depende de su trabajo para existir socialmente.

Alternativas

Los autores de este libro no propugnan el abandono del trabajo, sino una nueva manera de entenderlo; y así, proponen  en estas páginas un nuevo proyecto filosófico basado en la desaceleración de cada nivel de la existencia y la concepción de oficios en vez de empleos, revalorizando las profesiones, lo que redundaría en un mayor control sobre el propio trabajo. Todo ello en un contexto de menor producción y menor consumo.

“Trabajo y Futuro” hace un potente llamamiento a la reflexión, al cuestionamiento de algo tan interiorizado como es la forma que tenemos actualmente de entender el trabajo. Perfectamente argumentado, es capaz de remover ideas, actitudes y formas de vida, en una concepción de la libertad y el humanismo que van mucho más allá de lo que hasta ahora nos habíamos planteado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“El mercado financiero no es el mal absoluto, simplemente está atrofiado”

No, las finanzas no son el mal, lo que pasa es que actualmente son disfuncionales y están atrofiadas; pero, en realidad, pueden hacer mucho por el bienestar de las personas. Esto es lo que afirma el profesor de Economía Política Leonardo Bechetti, autor de una de nuestras últimas novedades: Comprender la Economía en siete pasos.

economia 7 pasos

Bechetti, en este libro, anima al lector a introducirse en esta ciencia, compleja e inexacta, y le acompaña para que conceptos y funcionamientos hasta ahora inextricables para el ciudadano común, se revelen ante sus ojos de una manera sencilla y clara. Porque necesitamos comprender la Economía para ponerla al servicio del bien común, ya que, como se afirma en esta obra, del estudio de sus movimientos y el funcionamiento de sus redes depende nuestra felicidad e, incluso, la probabilidad de supervivencia de nuestra especie en el planeta.

A lo largo de las 140 páginas de este libro, Leonardo Bechetti nos explica la interconexión entre las personas y los mercados, lo que constituye la infraestructura básica del sistema; nos habla también de las empresas y de cómo crean valor; nos revela los secretos del crecimiento y el bienestar más allá del PIB y nos presenta el mercado financiero como una posibilidad con enorme potencial de generar servicio a las personas.

En los tres últimos capítulos, el profesor italiano aborda los principios de la macroeconomía y las políticas económicas, al tiempo que pone el acento en los bienes relacionales y en cómo las reglas de la confianza y la cooperación pueden mejorar la fertilidad económica.

Pero todo esto tiene un fin: ayudar al ciudadano a comprender la Economía sirve para que se de cuenta y sienta que ésta tiene mucho que ver con él y que puede y debe participar en ella. Por ello, Bechetti termina haciendo un  entusiasmado llamamiento a la ciudadanía activa, a la acción y a la construcción. Ha nacido la wiki-economía civil y este libro es el primer paso para todo aquel que quiera formar parte de ella.

Los 10 mejores títulos del 2017

Se acaba el año y llega el momento de hacer resumen de todo lo que hemos vivido. 2017 ha sido un año muy fructífero para Editorial Popular, ya que hemos lanzado más de 30 títulos, conservando un ritmo editorial nada fácil en los tiempos que corren.

Cada uno de los libros que hemos publicado responde a nuestros objetivos y principios, comprometidos siempre con el cambio social, la promoción de la cultura y la revisión crítica de lo establecido.

A pesar de que no es sencillo elegir, hemos querido seleccionar los 10 libros más populares que hemos editado. Aquí tienes la lista de nuestros imprescindibles:

diez mejores libros 2017

  • El increíble Donald Trump¿Aún te estás preguntando cómo pudo ocurrir? Este libro ofrece las claves que hicieron realidad una situación inesperada por la mayoría.
  • El Asedio. Una obra imprescindible para entender cómo la inmigración está cambiando el semblante de Europa y haciendo que ésta se enfrente a un espejo que no siempre devuelve la imagen ideal que teníamos.
  • La utopía de los sóviets en la Revolución Rusa. 2017 ha sido el centenario de este acontecimiento que marcó la historia. Este libro hace una revisión de sus orígenes, el movimiento sóviet, que fue mucho más que una revuelta popular.
  • El aumento de las desigualdades. La desigualdad perjudica el bienestar del conjunto de la sociedad, pero no es un fenómeno inevitable. Y este libro ofrece algunas pistas de cómo revertir un fenómeno que va preocupantemente en aumento.
  • La galaxia Facebook. La red social analizada desde diferentes enfoques de carácter científico y corte cultural. Un libro muy necesario para profesionales e investigadores de la Comunicación.
  • Cómo acompañar al alumno con trastornos de aprendizaje. Pedagoga, maestra y madre de un niño con problemas de aprendizaje, la autora de esta obra ofrece una completa visión que la convierte en una herramienta de gran utilidad.
  • Ser profesor. Viaje al centro de la vocación escolar. Un libro que ningún profesional de la educación puede dejar de leer. Las fortalezas, los desafíos de esta profesión, el papel de los profesores y la necesaria renovación del sistema en diez lúcidas lecciones.
  • Gramática abreviada de la Lengua Rusa. Una de nuestras especialidades, presentamos una herramienta ágil, sencilla y muy didáctica para estudiantes de ruso.
  • Manual de chino mandarín.  Especialmente diseñado para personas hispanohablantes, este manual es una excelente herramienta para quien se quiera iniciar en la lengua china.
  • Animación socio-cultural en prisión. Un libro muy inspirador para educadores sociales y personas que trabajan en el entorno penitenciario. Esta obra describe la implementación de un interesante proyecto, que significa una apuesta por la animación socio cultural como estrategia educadora y  herramienta para la convivencia.

“Los nacionalismos son el verdadero desafío a los ideales europeos”

portada asedioLa inmigración es un reflejo del asedio a la Unión Europea que se inició hace años. Un asedio que se produce no solo desde fuera de las fronteras, sino también – y ahí reside lo genuino de esta reflexión- desde dentro. Esta es la tesis que maneja el periodista y escritor italiano Massimo Franco en su último libro “El Asedio” (Ed. Popular, 2017).

Esta obra, a la par que analiza cómo la inmigración está cambiando a Europa, señala a los propios Estados miembros como los principales responsables del daño a la estabilidad del “Continente perfecto”. Prejuicios, nacionalismo, populismo… son el verdadero asedio al que está sometida Europa, cada vez más autárquica.

Hablamos con el autor sobre inmigración y sobre las principales amenazas para la Europa que soñamos.

Editorial Popular:  ¿Es la inmigración el problema que revela las imperfecciones de Europa más que cualquier otro tipo de crisis?

Massimo Franco: Lo que está ocurriendo con los movimientos migratorios confirma que la Europa unida fue creada pensando en un periodo feliz de progreso continuo, como un “Continente perfecto”, que podía resistir y superar todas las crisis. Este es el pecado original. Pero a la actual situación hay que añadir la crisis económica, la del terrorismo y la originada por el Brexit. Todas juntas han desplazado el ideal de Europa, descargando la responsabilidad sobre todo contra los migrantes: el típico chivo expiatorio.

EP: ¿Cree que Europa está sepultando su ideal de paz y libertad con la forma de
enfrentar este fenómeno?

MF: Por supuesto. La seguridad parece ser mas importante que los derechos. Y lo que no vemos todavía es que esta involución es más un instrumento de política interior que la solución a un problema estructural.

EP: ¿Cuáles son los principales factores que están haciendo que Europa vuelva a
levantar “muros”?

MF: Diría que el principal factor es la resurrección de los nacionalismos. Son estos el verdadero desafío a los ideales europeos. Los muros parecen construidos para frenar las olas de inmigrantes y refugiados y refugiadas; en realidad, frenan europeos, dividen europeos de otros europeos, crean guetos dentro de Europa. Los muros son la respuesta ilusoria frente a la desaparición de la soberanía nacional en la época de la globalización. Surgen como defensas psicológicas contra el desastre del sistema. Pero no sirven de nada, sino para desgarrar la idea de Europa como comunidad de minorías que decidieron vivir juntas para construir una unidad superior y evitar nuevos conflictos militares entre ellos.

EP: En el libro maneja el concepto de Asedio tanto desde fuera como desde dentro, ¿cree que los ciudadanos son conscientes de esta doble dimensión?

MF:  No estoy seguro de que lo sepan. La propaganda de los partidos extremistas es muy fuerte y la incertidumbre económica nutre el odio xenófobo. Lo que no se ve es que también nutre la intolerancia entre europeos. Y pone en peligro el mismo concepto de democracia.

EP: ¿Qué nueva perspectiva ofrece su libro que pueda ayudar a gestionar los
movimientos migratorios?

MF:  Si este fenómeno es estructural, hay que encontrar respuestas estructurales. Comprendo que es difícil conciliar la emergencia migratoria con soluciones estratégicas pero no hay alternativa: o gobernamos el fenómeno, o lo sufrimos. No podemos hacerlo desaparecer. Creo que hay que limitar los ingresos, y sobre todo regularlos para no provocar una crisis de rechazo en las sociedades europeas. Asimismo, tenemos que ayudar a resolver el problema en los países de origen de los inmigrantes. Estamos  pagando los errores estratégicos de Occidente, y sobre todo de Estados Unidos y de Reino Unido, en Iraq, en el Vecino Oriente y en el Norte de África. Y hay que tener en cuenta que no hay salida ni solución nacional: solo se puede encontrar a nivel europeo. La nueva perspectiva es tener la conciencia de que el problema impone nuevos paradigmas culturales y una mirada totalmente nueva. El nacionalismo y los muros son el rechazo a mirar de frente a la realidad.

  • Puedes adquirir el libro “El Asedio” por 13,50€ pulsando aquí.

 

 

 

“Los sóviets nos enseñan que la utopía sociopolítica es posible”

Este año se conmemora el centenario de la Revolución Rusa. Cien años que ofrecen una visión más apurada de lo que fue aquel decisivo acontecimiento histórico.

La utopía de los sóviets
Portada libro “La utopía de los sóviets”. 2017.

El profesor Felipe Aguado Hernández aprovecha la perspectiva que ofrece la distancia temporal para analizar este movimiento desde un prisma distinto: el de los sóviets, que constituyeron mucho más que una revuelta popular. Así, en su último libro “La utopía de los sóviets en la Revolución Rusa” (Ed. Popular. 2017) nos ofrece una aportación singular que nos habla de utopías, de sus fracasos pero también de sus éxitos.

Charlamos con el autor sobre lo que supuso el movimiento sóviet y sobre las lecciones que podemos aprender, pasados los cien años de aquella Revolución que ha sido – y es- uno de los sucesos más discutidos de la historia.

 

Editorial Popular: A lo largo de este libro, hace un análisis teórico de lo que supuso el movimiento de los sóviets y su papel en la Revolución Rusa. Estos 100 años de perspectiva, ¿qué suponen en la manera de entender aquel movimiento?

Felipe Aguado: Los sóviets fueron entendidos mayoritariamente en el propio seno del movimiento obrero como una insurrección popular a cuyo frente se puso el Partido Bolchevique, que terminó dirigiendo el proceso hacia una toma del poder por los sóviets. Así, tradicionalmente, el protagonismo en el proceso revolucionario del 17 se hizo recaer sobre el Partido Bolchevique, quedando los sóviets como un impulso insurreccional inicial que los bolcheviques supieron dirigir hacia la revolución.  Hoy vamos viendo, cada vez con mayor claridad, que las cosas no sucedieron así, sino que el impulso y el protagonismo  en el proceso revolucionario hay que hacerlo recaer en los propios sóviets hasta que cayeron bajo el control de los bolcheviques en los meses siguientes a “octubre”. El Partido Bolchevique aprovechó la fuerza de ellos para desarrollar su propio programa político,  domeñando sus impulsos utopistas revolucionarios, centrados en una democracia asamblearia directa y en un comunismo integral y real: socialización de los medios de producción, que habrían de gestionar los propios trabajadores, coordinados por los sóviets como órganos de poder popular.

EP: ¿Qué cree que podemos sacar como lección de lo que ocurrió con esta
utopía de los sóviets?

FA: Podemos aprender muchas cosas. En primer lugar, que la utopía sociopolítica es posible. Los sóviets, como antes La Comuna de París de 1871 y después las colectivizaciones en la Guerra Civil española, entre otros muchos momentos históricos similares, nos muestran la capacidad del pueblo para organizarse con democracia asamblearia directa y convertirse en poder popular global para construir un comunismo real. Pero, en segundo lugar, también nos muestran que esas revoluciones utopistas terminaron fracasando, a veces a manos de quienes debieron ser sus garantes e impulsores. Particularmente, la experiencia fue muy trágica en el 17. Estos fracasos muestran una gran debilidad del utopismo político: su falta histórica de organizaciones que lo impulsen y lo sostengan como movimientos asamblearios y comunistas con suficiente visión política. Habría que concluir en la necesidad de esas organizaciones, ya utopistas, que impulsen los movimientos en esa línea En tercer lugar, nos enseñan que organizaciones que no viven en su seno la democracia radical y el sentido utopista de la lucha política, terminan proyectando en la sociedad lo que ellos mismos viven en sus organizaciones: no se da de sí lo que no se tiene.

revolucion-octubre-3-770x470-678x381

EP: Un siglo después, ¿cómo ha impactado el fracaso de esta utopía en la
concepción que actualmente podemos tener de un sistema socio-político
comunista?

FA: Las consecuencias de aquél fracaso han sido trágicas para el futuro de los proyectos de transformación social. La más importante es el fracaso del propio comunismo. La Rusia de después del 17 fue transformándose en una sociedad construida sobre un capitalismo de estado que reproducía todas las lacras del propio capitalismo: explotación económica, dominación ideológica y falta de democracia, si bien con mejoras notables para el pueblo trabajador. La propaganda de los sistemas liberales occidentales ha usado esto como una manifestación del fracaso de todas las ideas transformadoras, a las que ha acusado de “comunistas” al estilo de Rusia. La sociedad ha asumido ésta visión ideologizada y hoy hay que explicar mucho si se quiere mantener una postura de transformación social profunda.

EP: ¿Qué factores cree que podrían haber cambiado el destino de esta Utopía
de los sóviets?

FA: Sin meternos a construir futuribles sin sentido, es evidente que si hubiesen existido en el seno de los propios sóviets organizaciones de mentalidad utopista con suficiente fuerza y visión política, el control de ellos por el Partido Bolchevique podría haber tenido un desenlace distinto. También es cierto que la falta de apoyo de los trabajadores europeos y sus organizaciones al proceso soviético  facilitó el control bolchevique, dándole además una coartada para muchas de sus decisiones.

EP: ¿Cree que el tiempo ha sido justo con este movimiento?

FA: En absoluto. De hecho el papel de los sóviets originarios ha sido silenciado o tergiversado por casi todo el  mundo, tanto entre las organizaciones liberales como entre las socialistas y comunistas. Unos porque no lo entendieron nunca, otros porque temían que un movimiento de tal calibre pudiera extenderse o repetirse en otros lugares, De hecho, el movimiento consejista en Alemania, Hungría o Norte de Italia tras la Guerra Mundial, construido sobre las bases de los sóviets, fue combatido y reprimido por todos, desde los liberales a los socialdemócratas. Hoy nos toca sacar a la luz sus hechos y su sentido real  para poder construir un proyecto utopista  que nos dé esperanzas reales de futuro.

 

  • Si quieres saber más sobre este tema, pincha aquí para comprar “La utopía de los sóviets en la Revolución Rusa”. 11€ en nuestra web.

 

LA TRAMPA DAESH

El Estado islámico o el retorno de la Historia.

El propósito de este libro es intentar explicar la rápida ascensión del EI (Estado Islámico) y de comprender cómo y por qué los poderes occidentales han caído en la trampa que ellos mismos han creado por su implicación en la guerra. Por eso es indispensable un repaso de la historia. La historia cercana: la ocupación norteamericana de Irak, la irrupción de la primavera árabe, pero también la historia más lejana como es la génesis de los estados árabes bajo los auspicios de las potencias coloniales británica y francesa.

Se trata de un cambio radical de Oriente Medio tal como lo hemos conocido casi durante un siglo, que se desarrolla ante nuestros ojos como efecto directo de una repetición violenta -y por tanto previsible­- de la Historia.

Este libro da explicación a todo ello de forma clara y contundente. Situando el conflicto en la región y en la Historia.

Premio Brienne de libro geopolítico en 2015.

Premio Étudiant du Livre Politique-France Culture 2016.  

 

Para comprar: La trampa DAESH. El Estado Islámico o el retorno de la Historia

 

El autor del libro, Pierre-Jean Luizard, (París, 1954) es historiador e investigador en el Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) de Francia; es miembro del Grupo Sociología, Religiones, Laicidades (GSRL). Autor de varias obras sobre Oriente Medio, del que es un especialista, es conocido por el público francés a través de sus artículos en la prensa francesa habitual sobre los conflictos de Oriente Medio, como en Le MondeLibération, o Nice-Matin.